Los Navegantes (I): Magallanes y Elcano

Título: Los Navegantes (I): Magallanes y Elcano

Autor : Edward Rosset

Reseña hecha por : Iván Marcos  @ivanmarcos

La Historia del ser humano ha ido tremendamente ligada al viaje y al descubrimiento desde sus propios inicios en el planeta Tierra.  Desde siempre la exploración ha sido parte del avance de los pueblos y de los individuos. Durante algunas épocas de la Historia los viajes fueron algo que difiere enormemente del concepto de ocio y turismo que hoy tenemos. Hay por así llamarlo unas gestas heróicas ligadas al viaje y a la exploración que son misiones (casi) imposibles. Por ello, hoy somos parte de lo que somos fruto de ciertos éxitos ligados al descubrimiento que nos   trajeron paralelamente el avance cultural, comercial y/o científico.

Hace mucho tiempo que sigo a Edward Rosset,  se trata de todo un especialista y apasionado en la época de los descubrimientos. El autor siente como nadie aquellos tiempos de grandes gestas y fruto de ello recrea con maestría aquellas vidas haciendo geniales novelas históricas. Hace años tuve la suerte de leer una de sus fascinantes  obras, se trataba de un  libro  que recreaba el viaje de Orellana para descubrir el Amazonas. Recuerdo de aquel libro que  fue una de esas lecturas que uno guarda con cariño en el corazón y que todavía recuerdas tras pasar la última página.

Libros que te hacen vivir intensamente ciertas gestas y aventuras para  acompañarte en el camino de la vida y que nunca vas a poder olvidar.Por eso, cuando encontré hace un año  sus dos obras sobre los navegantes no dude en comprarlos. Allí, escondidos en un viejo puesto de libros de segunda mano  en la cuesta de Moyano de Madrid fue donde  encontré los presents libros.Y es ahora cuando he decidido ponerme a  leer los dos  fascinantes libros  sobre cuatro grandes mitos de la exploración: Magallanes y Elcano conforman el primer libro, mientras que Urdaneta y Legazpi conforman el segundo.

Durante la pasada semana he estado leyendo el fascinante libro sobre  el viaje que Magallanes y Elcano hicieron. Aquella odisea  marca un hito en lo que a viajes de exploración se refiere, tres años de viaje que fueron la primera vuelta al mundo que el ser humano ha conocido. La meta inicial era ir rumbo a las Molucas por el Oeste, una loca aventura de  camino y final incierto . Debemos de pensar que aún no estaba descubierto ese supuesto paso por el sur de América que une los dos océanos y que hoy todos llamamos Estrecho de Magallanes.

La fascinación por la Historia y el viaje hace que al leer las páginas nos traslademos en el tiempo y podamos sentir como en carne propia lo que era la vida en aquella época. El mundo estaba dominado por España y Portugal , los mares y el comercio son la fuente de descubrimientos, pero también de poder económico y religioso. El mundo vivía una época gloriosa en la que todavía hay tiempo para descubrir una gran parte de un desconocido mapamundi aún por representar.

Arrancamos el libro con un Magallanes al que  se le deniega su loca idea en su propio país, fruto de aquella negativa acude al rey de España para intentar tener apoyos para poder  realizar su soñada expedición y así llegar a Molucas por el Oeste. A pesar de que previamente  ha sido descartado por Portugal , el perseverante Magallanes no desfallece y consigue la expedición que le permitirá ir a Asia pasando por América. Una gesta sin parangón hasta la fecha y que si tiene éxito permitirá  por un lado al reino lucrarse con el inmenso negocio de las especias y por el otro llevará a su capitán y tripulación  a la gloria eterna.

Es en la fase inicial del libro donde aparece el bueno de Juan Sebastián Elcano, al marino vasco el Estado le debe dinero y debido a su falta de liquidez debe mal vender su querido barco. Fruto de aquello y de su gusto por la aventura se dirige a Sevilla para unirse a aquella expedición que dirige un portugués llamado Magallanes. El libro nos hace vibrar y sentir fuertes emociones desde su propia  salida de España rumbo a lo desconocido . Vamos avanzando  dirección  a un destino mágico, pero cuyo camino es incierto y que estará salpicado de problemas, encuentros, rebeliones, enfermedades, luchas, placeres y obviamente descubrimientos.

Pasar las páginas que llevan a la expedición a descubrir el Estrecho que hoy lleva el nombre de Magallanes me emocionó como pocas cosas leídas han hecho últimamente. Navegar desde América extasiados por las carencias y atravesar  el Océano Pacífico para ir en busca de aquel paraíso de las Molucas fue una epopeya que debe permanecer en el recuerdo de todos nosotros. Y por fin el descubrimiento de viejos reinos lejanos en el tiempo y el espacio. El placer de llegar a un destino soñado tras haber pasado miles de calamidades es la recompensa para unos hombres que no podían contener la emoción al encontrarse en la otra parte del mundo. Y  en muchos casos el amor y cariño de jóvenes nativas hizo que varios se quedaron en aquellas paradisiacas costas del sudeste  asiático.

Una vez que llegamos a Asia veremos como Magallanes pierde la vida por una imprudencia . Y al final , cuando hay que poner rumbo de vuelta a España vemos  que finalmente las circunstancias llevan a Elcano a tomar el mando. Pero la aventura de volver a España no solamente era la titánica quimera de salvar los obstáculos del mar, también debían estar atentos a evitar cualquier  contacto con los portugueses ya que el barco español iba lleno de especias. Por delante un regreso que no solamente traería la fama y riqueza  consecuente del comercio de las especias, también la gloria eterna de haber sido los primeros en dar la vuelta al globo.

Aquella gesta iba a provocar la inmortalidad de un viaje que con letras de oro se iba a recordarse siempre  como la  prodigiosa epopeya de dar  la primera vuelta al mundo que el ser humano ha conocido. Por todo ello deseo larga vida al legado de nuestro querido  Juan Sebastián  Elcano y al de  todos aquellos hombres valientes de aquel mítico viaje.

En el recuerdo  la gloria eterna y el recuerdo de las emotivas palabras en latín que honran la gesta de Juan Sebastián Elcano : Primus circumdedisti me ( El primero que me rodeaste)

About these ads
Esta entrada fue publicada en Exploradores, Historia, Mar, Novela y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Los Navegantes (I): Magallanes y Elcano

  1. alisetter dijo:

    tiene muy buena pinta Iván, habrá que considerarlo, je, je… Estas grandes gestas son admirables, teniendo en cuenta además que entonces una buena parte del mundo era desconocido para los que las protagonizaban. No obstante, yo no afirmaría con tanta seguridad que estos fueron los primeros en completar una vuelta al mundo… quizá sea los primeros que han dejado registro (en nuestro limitado baúl de registros, que no compartimos con otras latitudes), pero ¿quién sabe si…? ;-)

  2. Pingback: Magallanes, el hombre y su gesta | Leer y Viajar

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s