Rusia y sus imperios

Título: Rusia y sus imperios

Autor: Jean Meyer

Reseña hecha por: Iván Marcos  @ivanmarcos

El pasado siglo de Rusia está lleno de hechos claves que han marcado no solamente su propia historia como país e imperio, también han influido sobremanera en las Relaciones Internacionales de todo el mundo. Hay una fuerte carga histórica de primera magnitud en el espacio de tiempo que acontece entre  la propia Revolución Rusa y los inicios del siglo XXI. rusia y sus imperios

Rusia, el país más extenso del mundo, siempre ha tenido una identidad propia que está  a medio camino entre Europa y Asia. A pesar de que los eslavos son mayoría, la complejidad étnica de Rusia y la antigua Unión Soviética era y es enorme. El libro nos ayuda a entender y debido a la extraordinaria documentación se puede considerar como una obra fundamental e imprescindible que engloba más de 100 años de la historia reciente de Rusia.

Han ocurrido demasiadas cosas en Rusia desde finales del siglo XIX hasta los hechos actuales que tienen lugar en Ucrania. Leer libros como el de Meyer nos ayuda a entender todas las contradicciones que se desprenden de un país que ha visto tiempos en los que  Pedro el Grande quiso mirar a Europa hasta los meses recientes en los que existe un importante bloqueo económico entre Rusia y Europa debido al conflicto en Ucrania. El libro nos recrea con lujo de detalles la fascinante y caótica historia de Rusia. Se agrupa en diferentes partes dependiendo de la cronología:

  • La Primera que va desde 1894 a 1914
  • La Segunda parte que va desde 1914 a 1928
  • La Tercera parte que a desde 1929 a 1953
  • La Cuarta parte que va desde 1953 a 1991
  • La Quinta parte que va desde 1991 a 2005

En cada una de dichas épocas se detallan los acontecimientos que marcaron el destino de Rusia y del mundo. También se detallan hechos claves que marcaron la historia de millones de personas en países que formaron parte de aquella Unión Soviética, del Este de Europa con aquel llamado Telón de Acero, pero también de Occidente y  de sus relaciones y conflictos con otros países como fueron China, Estados Unidos, la Alemania nazi o Japón.

Rusia ha protagonizado hechos claves que van desde la formación del Comunismo a la Segunda Guerra Mundial, desde la Guerra Fría al muro de Berlín, desde la Perestroika a las mafias, desde la KGB a las guerras de Afganistán o Chechenia, desde los millones de muertos en el Gulag hasta los millones de muertos en el Holodomor ucraniano.

También es obviamente un libro que nos detalla con lujo de detalles políticos algunos de los protagonistas de su historia reciente. La Historia de  Rusia también va ligada a los Lenin, Stalin, Brezhnev, Gorbachov, Yeltsin o Putin.

La obra me ha parecido de una calidad enorme, y es que con todo lujo de detalles llegamos a entender la complejidad de un país que Churchill consideró con aquella legendaria frase “Rusia es un acertijo envuelto en un misterio dentro de un enigma”.

Publicado en Rusia | Etiquetado , | 1 comentario

El dragón y los demonios extranjeros

Título: El dragón y los demonios extranjeros

Autor: Harry Gregor Geiber

Reseña hecha por: Iván Marcos    @ivanmarcos

Napoleón dijo aquello de que el día que China se despierte el mundo temblará. El que fue conocido como el imperio del centro ha entrado en el siglo XXI con paso firme para ser uno de los países que marquen el discurrir del mundo. Hablar de China como país es quizá quedarse corto, pues estamos ante una civilización con unas peculiaridades propias que la convierte en algo demasiado complejo. Y es quizá esa complejidad la que atrae a Occidente, desde los tiempos de Marco Polo y Matteo Ricci las conexiones entre Asia y Europa han tenido en China un ejemplo claro.el dragon y los demonios

El presente libro retrata parte de la historia de China, pero lo hace de una forma coherente que lo conecta con la propia China, pero también con sus relaciones con el mundo exterior. La propia realidad de China está muy conectada con lo que supone su pasado y presente con la mezcla de su propia cultura con la de los pueblos extranjeros.

Ha llovido mucho desde aquellas hordas mongolas que atemorizaron durante generaciones a la población de China. Para llegar a estos tiempos de la globalización el libro nos va llevando por muchas dinastías chinas, pero también lo hace hasta épocas en las que llegaban conflictos y saberes de fuera. La influencia de extranjeros es notable en una época de China, en la que destacaron aquellos misioneros jesuitas que unieron una parte del saber científico occidental con el de China.

Manchuria siempre ha sido otra tierra compleja, las relaciones con la vecina Rusia nunca han sido demasiado afectuosas, a pesar de que compartieron durante un tiempo los ideales del comunismo y la barbarie del terror rojo. De aquellas viejas disputas territoriales de Manchuria pasamos a los actuales asentamientos de chinos en Siberia y a las siempre constantes tiranteces con su eterno rival asiatico: Japón.

Del comercio y las guerras del opio con los ingleses a la realidad de una Hong Kong que ahora vuelve a estar de actualidad. De los atropellos de las tropas japonesas en China a la opresión que ahora se ejerce sobre territorios de Xinjiang y el Tibet. Mao, el gran timonel genocida como icono de un país que marca el paso de la economía mundial, pero que destroza el medio ambiente y las libertades individuales de un país que ahora puja con fuerza en el tablero global.

Ecos de un pasado glorioso que las nuevas generaciones tratan de recuperar con un comunismo donde el hacerse rico es la meta de algunos que no tuvieron ( o no tienen) problemas en tratar como esclavos a esos millones de infelices chinos que llegan desde el campo buscando el sueño de la gran ciudad. Un país y dos sistemas que no deja indiferente a nadie que viaje por su inmensidad. Y gobernando el timón de China como no, un Partido Comunista que  controla muchas empresas y bajo cuyo control y  censura ha disfrazado el país con luces de neón y con billetes que compran a su antojo lo que quieren en los mercados globales. Antiguos terrenos de cultivo son hoy rascacielos que marcan el horizonte de muchas ciudades donde cada vez se hace más complicado respirar.

El mar que llevo a Zheng He a salir al mundo y que hoy en día rige parte del comercio mundial . China y el mundo, el mundo y China, tan lejos y tan cerca, un capítulo más en una Historia tan fascinante como cruel y contradictoria. Y ahora, cuando los estudiantes de Hong Kong no quieren las normas que vienen de Beijing es cuando se cruzan las grandezas y miserias de ese fascinante país  donde el cielo es casi siempre gris.

Un país en el que se cruzan sin quererlo la fascinación por su historia, el fondo económico de los rascacielos en  Shanghai y la tiranía de la mascare de Tiananmen. Estamos pues ante un libro fascinante, una obra imprescindible para  cualquier persona que quiera entender  algo de la vieja y nueva China.

Publicado en Asia | Etiquetado , , | 1 comentario

La aventura equinoccial de Lope de Aguirre

Título: La aventura equinoccial de Lope de Aguirre

Autor: Ramón J. Sender 

Reseña hecha por: Alicia Ortego   @Alisetter

Tremenda. Esta fue la palabra que vino a mi cabeza en cuanto terminé La Aventura Equinoccial de Lope de Aguirre. Pensaba en la Historia con mayúscula que el gran Ramón J. Sender elaboró, con, claro está, una gran documentación detrás.lope de aguirre

Nos trasladamos a los años de conquistas, y sobre todo rapiña y asesinatos que los españoles cometieron en su avance por el continente americano, varios siglos después de su primer desembarco. Ya se había conquistado el Perú, y de hecho andaban las cosas muy revueltas por allí… Lope de Aguirre había participado en aquella primera conquista y ahora buscaba un lugar propio en otro punto del continente, pero siempre pensando en volver al Perú y reclamar lo que creía le correspondía. Gloria y honor.

Lope de Aguirre se va dibujando poco a poco, en un relato plagado de magníficas descripciones de la selva y de las vivencias de aquellos hombres que iban buscando el sueño del oro.

Me resisto a creer que sólo eso les impulsaba, y de hecho son frecuentes las llamadas a pensar que no, que había mucho más. La sensación de “trabajar” para el Imperio, de alcanzar la Gloria, el Poder, un Nombre en la historia. Pero… muchos de aquéllos soldados ¿realmente creían que iban a alcanzar el Poder? ¿o sencillamente escapaban de un mundo deprimido, de una existencia rutinaria y además pobre, realmente pobre, en los campos manchegos, extremeños, e incluso las montañas de las Vascongadas?

Algunos o muchos también escapaban de las condenas que sobrevolaban sus cabezas por las fechorías cometidas en su tierra. Y aquí podían explayarse a gusto matando y violando, mientras soñaban con llegar a ser hacendados una vez alcanzasen la meta. También se jugaban la vida, pero quizá era porque no valía nada… Una meta, la de El Dorado, muy incierta. Pero meta al fin y al cabo.

Los relatos de los viajeros que antes que ellos habían surcado los ríos y afluentes del gran Amazonas, eran su principal base para alimentar el sueño. Eran pocos pero la voz se había corrido.

Tierras en las que las mujeres ejercían el poder a todos los niveles y en especial el sexual: las Amazonas… Reyes que se hacían cubrir de polvo de oro para homenajear a sus dioses…

Con todo, no era un camino fácil ni mucho menos. Había que tener mucho arrojo para aguantar aquello, esas condiciones, y encajar mentalmente lo desconocido de verdad, de una manera constante, sin pausa: la selva nocturna que se llena del ruido ensordecedor de la Naturaleza. Ruido misterioso y amenazante. Con sus mosquitos, cocodrilos, pirañas capaces de dejar un cuerpo en los huesos en tan sólo unos minutos… incluso tigres (así los llama Ramón J. Sender… ¿hubo / hay tigres en las selvas amazónicas?).

Un hambre implacable para todos los hombres que no están adaptados al medio, y que además significan una superpoblación repentina que dicho medio no puede aguantar.

El hambre se llevó muchas vidas, más que las que pudieron cercenar los guerreros indígenas… Pero quizá no tantas como las que se llevaron sus propios ajusticiamientos. Entre ellos y con ayuda de los esclavos negros (ya existía la trata de esclavos africanos), se aplicaba una Ley en parte traída del origen y en parte improvisada en el camino, como tantas otras cosas.

A veces iban Lope de Aguirre y su hija al barrio de los caribes y todos los indios salían a mirar a la niña en éxtasis. Entonces ella tenía miedo y pedía a su padre volver a casa. A su choza. Los negros llamaban a aquellas chozas ajupas, quizá por tradición de sus poblados de África.

Iban allí los indios desnudos, como la mayor parte en las orillas del Amazonas, y sin duda, era ésa la única manera de vivir en un país tan caluroso. Lo único que llevaban sobre su piel era algún collar de dientes de mono o de hombre, y los más viejos, algunas cabezas humanas reducidas al tamaño del puño y colgadas de la cintura por los cabellos.

Había personas en la expedición que les encontraban a aquellas cabezas parecidos con la cabeza natural de Lope, en la que creían ver la misma sequedad y la misma expresión hermética. También sus facciones parecían reducidas y comprimidas por extrañas presiones exteriores. Nadie le decía eso a nadie, aunque todos lo pensaban.

Lope de Aguirre se va dibujando y va emergiendo como un hombre implacable que poco a poco se distingue por la facilidad con la que ejecuta a los que cree pueden traicionarle en algún sentido, en el que sea. A la más mínima duda ante su liderazgo, que también emerge de manera lenta pero segura en los calores de la selva, encarga a los esclavos -de los que primero se hizo amigo- un estrangulamiento, una ejecución. Una detrás de otra. Tremendo. Ni siquiera su hija Elvira se salva.

Y todo esto mientras llega un momento en que decide renegar del propio Rey, y se reclama a sí mismo como caudillo.

También su final llega, cómo no.

Literatura de la buena, señores.

Publicado en América, Biografías | Etiquetado , , , , | 3 comentarios

El despertar de Asia

Título: El despertar de Asia

Autora:  Georgina Higueras 

Reseña hecha por: Iván Marcos   @ivanmarcos

Una evidente realidad de nuestros días y del futuro devenir del siglo XXI es un tiempo menos atlántico y más asiático. Parece clara la nueva tendencia que viene de Oriente, destacando el nuevo auge económico de diversos países asiáticos que han salido de la pobreza y que abarcan una nueva clase media que avanza con paso firme. el despertar de asiaPero también Asia representa un espacio de numerosos conflictos bélicos  y desastres naturales como los tsunamis que asolaron hace no muchos años a países tan dispares como Japón, Indonesia, Tailandia o Sri Lanka.

Asia es también un enorme caleidoscopio lleno de diversidad, un complejo espacio mucho más caótico que las más estables realidades europeas o norteamericanas. Y es que resulta curioso ver los actuales vaivenes económicos  del denominado mundo occidental si los comparamos con la nueva pujanza de Asia. Pero obviamente el mundo occidental es estable y lineal con la evidente tradición judeocristiana europea y estadounidense que poco o nada tiene que ver con la enorme variedad de culturas, razas y religiones que oscilan entre el enorme espacio que conforme el continente asiático.

El presente libro lleva la huella de una periodista de raza que tiene una contrastada carrera internacional vinculada al continente asiático. La presente obra del inconfundible estilo periodístico en el que de forma amena se van entrelazando realidades de países muy dispares. A lo largo de los capítulos que componen el libro llegamos a las complejidades de Irak, Irán, China, India, Taiwan, Japón, Indonesia o la lejana Australia.

Avanzar por las páginas que nos regala Georgina es hacerlo por la historia reciente del mundo para con el deleite de la lectura poder vivir de primera mano muchas de las contradicciones que componen el mundo asiático. Algunos temas que se citan en el libro valen por si mismos para escribir diversas obras o para seguir consultando otros libros. A modo de ejemplo rescato brevemente algunas de las pinceladas que va a encontrar quien se decida por leer la presente obra:

China y Taiwan: La nueva realidad de China con un sistema esquizofrénico en el que la dictadura comunista convive con un sistema ultracapitalista. Sus avances en el desarrollo de una nueva clase media, su sistema-fábrica del mundo que ha arrasado el medio ambiente. Un país con dos sistemas como nunca ha ocurrido hasta ahora. Las tensas relaciones de Taiwan con una China que le sigue mirando como parte de tu territorio.

Japón: Su enorme conservadurismo que le lleva a ser un país que por un lado abraza el consumismo occidental pero que con otro mira con recelo a Occidente y se enrosca en su pasado y tradiciones. Escenas como las luces de sus ciudades, sus avances tecnológicos o unas geishas de las que cada vez quedan menos. Las tradiciones y el código de honor que viene desde los tiempos de los samurais y que en la actualidad se convierte muchas veces en suicidios o en personas que no salen de sus casos. Sus depravaciones sexuales con el acoso a miles de mujeres que queda en el olvido.

Irán: Un país rico en petróleo , culto y hospitalario que una vez fue Persia y que desde las últimas décadas vive regulado por unas extremas leyes islámicas que rigen la vida y que ha encerrado al país. La nueva realidad social y política que choca de lleno con las ansias de apertura de una buena parte de su población.

India: El tigre asiático que puede pasar desde la miseria absoluta hasta la cuna informática de Bangalore. De sus constantes disputas con Pakistán en el eterno conflicto de Cachemira a la paz y estabilidad que lleva parejo el apellido Gandhi.

Indonesia: El país que cuenta con mayor número de personas musulmanas es a la vez un país donde conviven de forma pacífica la religión islámica con las playas de Bali que fueron sacudidas hace años por atentados integristas.

Irak y sus eternos conflictos, los tiempos recientes han ido marcados por las guerras del golfo, la caída de Saddam Hussein y el auge de los ejércitos privados.

Y para terminar un país como Australia que no es Asia pero que siempre se le nombra en el área Asia Pacífico. Un país con estilo de vida mediterráneo en el que los aborígenes prácticamente fueron aniquilados y que hoy en día sigue mirando con recelo a su pasado genocida con la población nativa.

Son solamente algunas de las que llevan a disfrutar con la lectura que nos ayuda a entender una parte del mundo llena de lugares fascinantes, pero también de desastres naturales y humanos. Ha transcurrido tiempo desde que el libro fue escrito, pero sigue siendo una obra fascinante para cualquier persona interesada en el continente asiático.

Publicado en Asia, Periodismo | Etiquetado , , , , , , , , , | 2 comentarios

Canta Irlanda

Título: Canta Irlanda

Autor: Javier Reverte

Reseña hecha por@carlosvalades Carlos Valades

If I could throw this lifeless life-line to the wind.
Leave this heart of clay, see you walk, walk away
Into the night, and through the rain
Into the half light and through the flame.”

Bad. U2

Lo mío con Irlanda empezó como un amor a distancia, una cita a ciegas de la que solo tenía una pequeña imagen de una webcam situada en la calle principal de Galway. Cada día, en Madrid, encendía el ordenador y veía colores brillantes y luz en una atmósfera cargada de fina lluvia y humedad. Porque Irlanda es el país que acoge a todos los amnistiados, los que buscan perderse, a los que la vida se les ha desenfocado y necesitan salir de plano. Y bueno si, luego está el inglés, que es la excusa perfecta para salir pitando a por una Guiness y pegar la hebra con un irlandés al que, sobre todo, no entiendes ni palabra, pero que tras un par de pintas te pasa el brazo por el hombro y te cuenta su último desengaño amoroso. canta-irlanda-de-javier-reverte

Y eso es Irlanda, un país que tiene una lira en su bandera, tierra de poetas malditos, escritores de servilletas, ahogapenas y héroes que lucharon contra la pérfida Albión. Porque todo irlandés expatriado lleva en su interior a un Ulises, un John Wayne que mientras celebra San Patricio, sueña con regresar a su Inisfree, imagen idílica de una tierra verde y fértil, y besar a su pelirroja Maureen O´Hara como ya reflejó John Ford en la que, tal vez sea una de las mejores películas de la historia del cine: The Quiet man.

Un mochilón con el diccionario Collins tamaño King size, un par de mudas y un chubasquero inservible fueron mis compañeros materiales de viaje. Los inmateriales pesaban mucho más. Me enfocaba de día, pero me volvía a desenfocar de noche en un bucle etílico que al parecer me funcionaba, ya que cada vez entendía más a los irlandeses, incluso a los estibadores del puerto de Galway a unas horas desaconsejables, en los más variopintos lugares. Pero eso es otra historia.

Reverte, como amante de las letras, persigue a los escritores, y entre lo más celebrado de Dublín está el Bloomsday , un paseo por los rincones que Leopold Bloom recorre en la novela “Ulises” de James Joyce, y que se celebra cada 16 de junio desde 1954.

El recorrido del libro continúa por la tensionada Irlanda del norte, donde Belfast es la punta de un iceberg en el que la violencia soterrada y la calma tensa solo espera un pequeño detonante para estallar. Yo, desoyendo las recomendaciones que aconsejan no volver a los lugares donde se fue feliz, regresé a Irlanda dos años después, ya que me había dejado varias piezas del puzzle, entre ellas Belfast. Recuerdo pasear por la tristemente conocida Shankill Road, terreno unionista, lleno de referencias a la madre patria, Gran Bretaña, mientras un helicóptero sobrevolaba constantemente la zona. Un grupo de skinheads me increpó, y la tomaron con mi pelo, que no debía estar dentro de sus cánones de ortodoxia nazi y tuve que aligerar el paso. Tomé una foto del helicóptero y de un grafiti donde se podía leer “Happiness.” A mi regreso, cuando recogí las copias del laboratorio, a esa foto le faltaba la “H”, y quise ver que la felicidad en ese lugar es impostada, está coja y desequilibrada, como un funambulista con muleta.

Mientras tanto me conformo con una de las mejores cosas que ha parido esa ciudad, el inmenso Van Morrison. ¿Navegamos?.

Vale, todo el mundo tiene un “fin del mundo” al que mandar a alguien o en el que desaparecer. Pero cuando te planteas vivir en las islas Aran, la cosa ya va en serio. Un terruño azotado por vientos huracanados, borrascas que van entrando una tras otra como las colas del paro en las oficinas del Inem, hombres de nombre Paddy que no han utilizado un abrebotellas en su vida y nula conexión con la civilización entendida como todo occidental la entiende. Encanto tiene, recio, pero lo tiene.

El bueno de Javier, repasa la vida y milagros de inmensos escritores de la talla de Oscar Wilde, William Yeats, o Samuel Beckett, que curiosamente murieron fuera de Irlanda.

Antes de “El señor de los anillos” ya estaba el Anillo de Claddagh, que no tiene la función de gobernarlos a todos, pero que se convierte en un magnífico indicador de la situación sentimental de la persona que lo porta. Consiste en un corazón coronado, que está sujeto por dos manos. Si se lleva en la mano derecha con el corazón hacia fuera, significa que estás libre, nadie ha conquistado tu corazón. Si el corazón apunta hacia ti, ya estás en capilla. Y aquí entra en juego la capacidad de metabolizar la cerveza negra y observar las manos de las señoritas antes de desenfocar la visión a niveles absurdos. El ojo de halcón.

En definitiva, un libro que te gustará si te gusta la Guiness, el trébol Shamrock, el color verde, o mirar los anillos a las chicas.

En cuanto a mi, después de trabajar como cocinero en un restaurante italiano, compartir piso con una ninfómana francesa, enfocarme y desenfocarme diariamente, y aprender una sola palabra en gaélico (Sláinte), decidí regresar a tomar un poco de color en estas latitudes.

 

Publicado en Europa | Etiquetado | 5 comentarios

El vagón de las mujeres

Título: El vagón de las mujeres

Autora: Anita Nair

Reseña hecha por: Florencia Molinero

Anita Nair, una de las voces más interesantes de la literatura india actual y de gran éxito mundial, nos traslada mediante una mezcla de tradición y modernidad, hacia una historia dedicada a la posición de la mujer en India. Una manera muy acertada de adentrarse en otra cultura, mediante una prosa fresca, sencilla, amena, lo cual hace que este viaje literario valga la pena. portada-vagon-mujeres

En la estación de Bangalore, en la India, Akhila, una mujer soltera de cuarenta y cinco años, anhelante de saber, que ha dependido siempre su familia, siente un repentino impulso de huir de todo. Está a punto de realizar su gran sueño: subirse sola al vagón de un tren expreso que atraviesa la India en dirección al sur, hacia Kanyakumari, tierra de Vivekananda, el santo que enseño al mundo a levantarse, a despertar y no rendirse hasta haber conseguido sus objetivos.

Con ella viajan cinco mujeres con quienes comparte pronto confidencias y establece un fuerte vínculo: Janaki Prabhakar, una madre confundida; Margaret Paulraj, una profesora de química casada con un hombre tiránico; Prabha Devi, una una sumisa esposa que busca su verdadera identidad, una mujer cuyos sueños e inocencia se rompieron; Sheela Vasudevan, una adolescente de catorce años que comprende los últimos deseos de su abuela mejor que nadie y que parece comprender mejor que nadie lo que ellas buscan; y finalmente Marikolanthu, que ha vivido más experiencias que todas ellas juntas.

Al subir a la litera de aquel vagón, la protagonista encuentra un mundo inesperado. Al calor de las confidencias susurradas durante la noche, Akhila intenta encontrar respuesta a lo que le ha preocupado desde siempre, los mismos dilemas que definen el viaje que cada mujer emprende en la vida para descubrir el amor, el matrimonio, la felicidad, la familia, la amistad y el trabajo en la India. Akhila supo que podía decir a aquellas mujeres lo que quisiera, sus secretos, sus deseos y temores. A cambio, podría preguntarles cualquier cosa que se le ocurriera. Pues, sabía que no se volverían a ver nunca más. Hacía tiempo que no se permitía una cosa semejante; airear sus sentimientos y pensamientos sin tener que preocuparse porque alguien fuera a utilizarlos en su contra algún día.

Confía en tu instinto. Tienes que encontrar tus propias respuestas. Nadie puede ayudarte a hacerlo. Solo recuerda que tienes que mirar por ti misma. Nadie más lo hará por ti” es una de las frases que aparecen en sus cautivadoras conversaciones durante las prolongadas horas del viaje.

El vagón de las mujeres” resultó ser un libro inspirador, un placer para los sentidos y para seguir descubriendo la cultura de un país increíblemente fascinante como lo es India. El contexto del vagón de tren es un pretexto para sumergirnos en la vida de las mujeres en el país a través de la protagonista. La autora logra trasladarnos mediante una escritura ágil, sencilla y directa hacia su país, tan diferente al de cualquier lector occidental, pero de una manera amena que hace que ese viaje merezca ser vivido.

La historia no pierde ningún ápice de interés al acabar su lectura. Muchos viajeros se sentirán identificados con muchas de las situaciones que suceden, pues se trata de una novela viajera que continuamente traza imágenes con la realidad que uno encuentra en los viajes en trenes por India.

Akhila veía a la vida como un loto de mil pétalos que debía conocer antes de encontrar la satisfacción personal. Cada vez que los viajeros emprenden una nueva aventura buscan lo mismo que la protagonista: perderse en lo desconocido para encontrarse a sí mismos.

Indira Ghandi, figura nacional de la India actual, alguna vez comentó que “para liberarse, la mujer debe sentirse libre, no para rivalizar con los hombres, sino libres en sus capacidades y personalidad.” 

 

Publicado en Asia | Etiquetado , | 2 comentarios

Lituma en los Andes

Título: Lituma en los Andes

Autor: Mario Vargas Llosa

Reseña hecha por: Alicia Ortego  @Alisetter

Buscando lecturas sobre mi próximo destino, acudo a uno de los más insignes escritores del país, Mario Vargas Llosa, premio Nobel de Literatura. Tiene grandes libros, no me cabe duda, como La fiesta del Chivo por poner sólo un ejemplo. LitumaAndes

Es de esos autores que quizá no siempre sea un valor seguro, y a nivel personal manifiesta una ideología liberal y conservadora en sus muchos escritos de prensa y declaraciones que hace que me piense bastante si voy a leer algo de él o no…

Pero en esta ocasión decidí seguir al instinto.

Me he encontrado con un relato en el que logra pintar muchas cosas de su país, Perú, en un pequeño escenario y con unos cuantos personajes.

Desde la presencia de Sendero Luminoso y su “Revolución” fanática, llevada a cabo por descontentos idealistas que cayeron en una especie de trance extremista que les llevó a cometer todo tipo de asesinatos y masacres…

Hasta las creencias que siguen vigentes en las cumbres andinas, allá donde parece que el resto del mundo no llega, o llega muy deteriorado ya. Allá donde trabajan y malviven los parias, los que necesitan esconderse, los que no les quedó otro camino.

Minas pobrísimas que subsisten, con hombres cuyo único escape son las noches bañados en pisco, en la cantina regentada por un par de personajes extraños que juegan con las fuerzas ocultas, las tradiciones andinas.

Hombres que temen a la propia naturaleza, pues allí es muy fuerte y claramente superior al ser humano. Terremotos, derrumbamientos, frío, altitud. ¿Cómo no temerla, cuando hay que vivir en barracones de madera sin ningún equipamiento más que los catres y unas horas de luz después de ponerse el sol?

Un miedo que llega a tal punto que hace que la sinrazón gane la partida y lleguen a realizar sacrificios para tratar de que los espíritus que rondan las noches no vayan a por ellos. Para tranquilizar a esos seres que no son humanos ni animales, para tranquilizarse a sí mismos, para encontrar una razón a la existencia miserable. A veces alguien tiene que morir, o desaparecer, para calmar a las Fuerzas del Mal (o a los de Sendero, que vienen complicando las cosas).

Todos estos cerros están llenos de enemigos –dijo suavemente-. Viven ahí dentro. Se la pasan urdiendo sus maldades día y noche. Hacen daños y más daños. Ésa es la razón de tantos accidentes. Los derrumbes en los socavones. Los cambiones a los que se les vaciaron los frenos o les faltó pista en las curvas. Las cajas de dinamita que estallan llevándose piernas y cabezas.

Y todo ello con relatos de la otra vida, de las otras partes del Perú, de donde proceden los allí presentes. Narcos, prostitución, amor, corrupción policial, pasiones, gastronomía.

Vargas Llosa entremezcla muy bien unas historias con otras, obligándote a estar activo en la lectura para no perderte, pero sin tensar tanto la cuerda como para que lo dejes.

Mientras te cuenta cómo llegan los de Sendero y cometen asesinatos a los que ellos consideran los enemigos del pueblo, o a las “fuentes de riqueza” como el rebaño de vicuñas que un mudito cuidaba con todo su amor, describe una noche estrellada magnífica, donde el frío corta la piel pero en la que la silueta de las enormes montañas se recorta en el horizonte de manera majestuosa.

O, en medio de un diálogo, como el que no quiere la cosa, habla de las costumbres o fiestas del mundo rural,

La figura alada descendía, daba una gran curva majestuosa sobre sus cabezas y empezaba a alejarse, con una especie de desdén. Sí, un cóndor. Él sabía que en algunos pueblos de Junín, en las fiestas del santo patrono, los capturaban vivos y los amarraban a los toros para que éstos los fueran picoteando mientras los serruchos los toreaban. Sería cosa de ver”

Describe magníficamente la mirada fría y obtusa de los de Sendero, que tanto me recordó a uno que conocí en el Rastro hace ya muchos años, cuando era estudiante universitaria. Lideraba un grupo de simpatizantes de Sendero, entonces la guerrilla seguía estando activa en Perú. Ellos ponían su puestecito junto al Metro de Tirso de Molina y repartían y vendían textos marxistas-maoístas y qué sé yo. Revolucionarios, ja. Nunca olvidaré la comida en su casa a la que fui invitada junto con otros espontáneos. Sus hijos de 3 y 4 años estaban en la casa solos, encerrados bajo llave, esperando a que llegase su padre. Y no se les permitió agachar la cabeza cuando los demás se pusieron a cantar la Internacional. E incluso al mayor, como digo con 4 ó 5 años, le amonestó al finalizar la canción porque se había equivocado en no sé qué estrofa. Son sólo algunos “detalles” de aquella comida marciana en la que me vi apresada. Esa mirada fría que describe Vargas Llosa me recordó tanto a aquél tipo… Durante mucho tiempo eludí ése camino para adentrarme en el mercadillo madrileño de los domingos.

En fin, recuerdos aparte, gracias a Vargas Llosa me he internado durante unos cuantos días en la cultura andina, el Perú de hace unos años y seguramente, cuando pise aquéllas tierras, algunos rostros y escenas me hagan recordar a este libro que tiene algo de místico, algo de mundano, algo de aventurero, algo de acción… ;)

 

Publicado en América | Etiquetado | Deja un comentario